Dionissis

  • Atenas, Grecia
  • En La Línea desde octubre de 2003
  • Atención al cliente

A partir de un anuncio de trabajo en un periódico local en Atenas, consiguió un trabajo en una empresa de apuestas de Gibraltar. Buscó en internet información sobre la zona y al ver fotos de palmeras pensó que el clima sería más cercano al de África por lo que sólo trajo ropa de verano. Su sorpresa fue a la llegada del invierno y la necesidad, de hecho, de algo más de abrigo. “Fue una sorpresa, yo pensaba que venía a África”.

Vivió en Gibraltar durante 6 meses y, una vez que entendió que podía cruzar la frontera cada día y que podía vivir aquí, se mudó a La Línea.

Su primera impresión de Gibraltar fue muy mala y quería volver a casa, pero poco a poco fue descubriendo que no estaba tan mal. Además, al conocer un poco La Línea, entendió que no era tan diferente de su país en muchas cosas como en la forma de comer.

Desde el principio, mientras vivía en Gibraltar, ya cruzaba casi cada día la frontera para pasar tiempo en La Línea, enseguida empezó a estudiar español y sabía que después de los primeros seis meses se mudaría. Conoció a mucha gente rápidamente y estaba muy entusiasmado con su nueva vida.

En pocos meses se sintió más integrado con la gente de La Línea, tan pronto como empezó a hablar el idioma. En un año era capaz de entenderse y en dos era capaz de ver programas de televisión y leer prensa española.

Hoy en día La Línea es su casa, donde tiene su familia y, aunque hay cosas que le gustaría cambiar, se siente contento y cree que la “decisión de venir fue la mejor de mi vida, y la más importante”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *