Klaude

  • Sur de Francia
  • En La Línea desde mayo de 2002
  • Profesor de Yoga y actor

Dejó su país en el 89 para viajar como mochilero. En 2002 llegó a La Línea desde Portugal para trabajar en Gibraltar ya que ni él ni su pareja de entonces hablaban español y era la manera más fácil de ganar algo de dinero para seguir su vida. Los dos eran cocineros y encontraron trabajo en 24 horas.

Cuando llegó a La Línea tuvo una sensación muy rara, por una parte una ciudad cualquiera, sucia y por otro lado una sensación de “pues aquí voy a estar”. Después de un par de días en un hostal, se fueron a un piso compartido y así estuvo por 6 meses.

No conocía absolutamente nada de Gibraltar o de La Línea. Vino porque se le acababa el dinero y necesitaba un trabajo para poder ir a India para seguir con sus estudios de Yoga. Así que después de esos 6 meses fue a la India y volvió en 2005 con una idea muy diferente. Quería aprender español y trabajar en España. Trabajó como profesor de idiomas hasta que consiguió empezar a dar clases de yoga que es lo que realmente disfruta.

Su relación con la gente de La Línea es muy buena, con gente muy calurosa y abierta pero a la que le falta un poco de acción y de moverse. Se siente totalmente integrado y conoce a mucha gente, no solo de La Línea gracias a sus clases de yoga. Aprendió español con paciencia y gracias a la ayuda de su pareja actual que es de La Línea. Para aprender un idioma hay que olvidarse de la vergüenza y dejar de preocuparse por hablar correctamente desde el principio sino de hacerse entender.

Ve un gran potencial artístico en La Línea, mucha creatividad que no se ve porque nos empeñamos en fijarnos en las cosas negativas. “Hay que abrir los ojos y ver lo que está pasando, porque hay muchísimo arte, muchísimos sueños y gente que se lo curra”, por ejemplo, “Hay muchísimos talleres gratis”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *