Vivir en La Línea de la Concepción según nuestros extranjeros

Aparte de las diferentes historias, cada uno de estos amigos, nos contaron cosas acerca de como es para ellos vivir en La Línea.

En general, a todos les gusta el estilo de vida, pero sobre todo la localización por estar entre dos mares o por estar cerca de sitios tan atractivos como Tarifa, Málaga o Marbella. Donde hay playa, campo, sitios en medio de la naturaleza y, sobre todo, buen tiempo y buena comida. Así ven ellos como es vivir en La Línea.
Entienden la situación y que es una ciudad que depende en gran medida de Gibraltar para sobrevivir. Una ciudad con mucho potencial que no se ha aprovechado lo suficiente. En general, piensan que La Línea sería un importante enclave turístico si se hicieran cambios y mejoras en la misma.
Conversar es vivir en La Línea
Conversando – by Pedro Cano
Donde encuentran diferencias es con respecto a las diferentes experiencias en cuanto a relacionarse con los linenses. Para algunos fue muy fácil porque ya sabían hablar español o porque pudieron entenderlo más rápido. Otros porque conocían a alguien anteriormente o tenían una pareja española. Algunos tardaron un poco más pero gracias a actividades deportivas, consiguieron entender un poco más la vida en La Línea.

 

Sin embargo otros aún después de varios años, tienen muy poco contacto con el linense. El motivo al que se refieren nuestros amigos es la falta de esfuerzo en aprender español. También de entender la cultura local. Esto es debido principalmente a que trabajan en su idioma o en inglés y no necesitan aprender español para sobrevivir. También pueden encontrar problemas a la hora de entender la pausa y la tranquilidad de un pueblo amable y al que le gusta conversar.

Del mismo modo, algunos piensan que debería haber cierto esfuerzo por parte del gobierno local para ayudar a la integración de los extranjeros. Por ejemplo, intentando enseñar la cultura por medio de actividades culturales, conciertos, exposiciones y ofrecer algo más que fiesta o actividades relacionadas con la comida. Lo cual es bueno pero no suficiente a la larga.

En conclusión quien tiene interés en integrarse lo va a conseguir fácilmente aprendiendo el idioma y relacionándose con los locales.

Sin embargo, sería tarea del Ayuntamiento, así como asociaciones locales y los mismos linenses, de hacer un pequeño esfuerzo en tratar de enseñar nuestra cultura, nuestra forma de vida, nuestro idioma a quien, de alguna manera, decide vivir en La Línea. Al fin y al cabo, tener gente de fuera que decide vivir aquí, es una cosa muy interesante ya que son también ellos los que van a hablar de nosotros en el mundo. Como me decía alguno “el extranjero es como un espejo para el mundo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *