Cecilia

  • Estocolmo (Suecia)

  • En La Línea desde 2013

  • Recursos Humanos

Cecilia empezó a trabajar en las oficinas de Estocolmo de una de las grandes empresas de juego online en 2010. Desde allí vino a las oficinas de Gibraltar en un par de ocasiones por motivos de trabajo. Un día su superior le propuso trabajar en un proyecto en Gibraltar por seis meses y fue así como terminó viviendo permanentemente con nosotros. Esos seis meses se convirtieron en 10 y luego en un año. “Después de un año me ofrecieron un contrato permanente en Gibraltar donde estuve dos años hasta que me trasladaron a Londres”. Cuando llevaba un año allí le ofrecieron volver a Gibraltar.

A pesar de que no fue su elección venir al sur de España, acogió muy bien la idea ya que quería vivir fuera de Suecia, cosa que ya hizo cuando tenía 18 años y vivió por un tiempo en Estados Unidos. Ademas, le encanta la cultura española por lo que venir a Gibraltar no era solo una oportunidad de adquirir experiencia internacional, sino también de vivir en España.

El hecho de haber estado un par de veces por trabajo en Gibraltar, hizo que conociera un poco La Línea. Le ofrecieron la opción de vivir en Gibraltar o en España y eligió nuestra ciudad, a pesar la mayoría de la gente le decía que no era buena idea ya que es peligroso. Ella pensó que no podía ser peor que otros sitios. Apreció rápidamente el encanto de la ciudad. Gracias a una compañera de trabajo española que le enseñó parte de la cultura, el mercado municipal, al que va muy a menudo a hacer sus compras.

Por otro lado, no conocía nada de Gibraltar “no es un sitio del que se hable en Suecia en absoluto”. Gibraltar le parece un sitio demasiado pequeño ya que viene de una capital.

Le gusta como la gente mayor disfruta de la vida fuera de casa en La Línea. También le encanta la comida y la nuestra forma de comer. “Me encanta ir al mercado donde intento interactuar con la gente”.

Como a muchos, le molesta la falta de eficiencia o la pausa en el día a día de la vida. También encuentra difícil lidiar con la barrera idiomática. Entiende mucho del español, es capaz de escuchar la radio y entender de qué hablan. Sin embargo, le cuesta mucho mantener una conversación. Aunque lo ha intentado, el hecho de formar parte de una comunidad de extranjeros no ayudan a aprender el idioma. En su opinión, hay dos grupos de habitantes de la ciudad, los extranjeros y los locales y no hay mucha interacción entre ambos grupos.

Cecilia intenta conocer un poco de la cultura de La Línea, así como su historia. Aunque es difícil encontrar información en inglés, conoce algunas de las fiestas locales, la feria y ha visitado el museo Cruz Herrera.

Para terminar, nuestra amiga nos dice que la mala fama que mucha gente atribuye a La Línea no está justificada. “sí, probablemente no es el sitio con las calles más limpias o los bares más cool. Pero este lugar tiene un encanto que muy pocos sitios tienen”. Un encanto diferente al de otras ciudades de España o del Mediterráneo. Lugares llenos de trampas turísticas. “Aquí tienes algo auténtico en la puerta de tu casa”. Buen ambiente, buena comida, gente amable y “si tienes el coraje de salir ahí fuera” puedes conocer un poco de cómo es la vida en La Línea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *