Diego

Al principio le parecía muy raro la forma de hablar del gibraltareño y no entendía cuál era el idioma que predominaba. “Era como mirar una película rara”

Sunneva

Le gusta mucho la cultura y al ambiente de la ciudad y tiene muchos amigos de diferentes nacionalidades con los que salir a tomar algo

Alex

Aunque se ponía nerviosa cuando iba a comprar a la tienda y tenía que esperar mientras el dependiente charlaba con la gente, cosa a la que se acostumbró y que al final ella misma hace cuando no tiene prisa

Dionissis

Siente que La Línea es su casa, donde tiene su familia y, aunque hay cosas que le gustaría cambiar, se siente contento y cree que la “decisión de venir fue la mejor de mi vida, y la más importante”

Shane Sebastian

Actualmente sigue viviendo en La Línea y se siente parte de la comunidad de extranjeros más que totalmente integrado en la vida de la ciudad

Klaude

Cuando llegó a La Línea tuvo una sensación muy rara, por una parte una ciudad cualquiera, sucia y por otro lado una sensación de “pues aquí voy a estar”

Arnaud

Amante del mar, no le importó la idea de vivir aquí cuando llegó el momento. además, al poco tiempo se sentía uno más en el pueblo gracias a la gente que conoció y con la que mantiene una vida social muy activa. “La gente me dice que soy un piojoso adoptivo. Así que yo me siento muy linense”.

Ilaria

Aunque no tiene muchos amigos linenses, se siente integrada en la ciudad en parte gracias a la gente que la hace sentir bienvenida.

Hugo

Se siente totalmente integrado en La Línea, tiene amigos linenses a los que ha conocido principalmente gracias el deporte.

Stefano

“Probablemente me integré realmente con gente en un gimnasio en La Línea, un gimnasio solo con locales” “Allí fue donde probablemente aprendí el español local y la forma de vivir del lugar”.