Stefano

“Probablemente me integré realmente con gente en un gimnasio en La Línea, un gimnasio solo con locales” “Allí fue donde probablemente aprendí el español local y la forma de vivir del lugar”.

Levent

Su primer contacto con la ciudad fue mientras vivía en Gibraltar, venía sobre todo para salir y divertirse con compañeros de trabajo y se llevó una buena impresión. Aún recuerda esos primeros locales en los que salía.

Magdalena

Se sintió bienvenida desde el primero momento porque aunque no hablaba español, la gente intentó entenderla cuando gesticulaba y le ayudó el hecho de saber algunas palabras como “hola, por favor o gracias”

Giovanni

“Me encuentro bien aquí. Hay que ser consciente de los problemas que hay, de los medios que hay. No se puede comparar con el lugar donde has vivido antes.
Este es un pueblo muy peculiar y hay que conocerlo para encontrar un término de comparación con otro sitio”

Ioana

La primera impresión al llegar fue de gran sorpresa al entrar en el mercado y oír tantos idiomas diferentes. “Tantos idiomas, tanta gente diferente, esto es genial”

Maximilian

“En Hungría siempre vas corriendo y con estrés, aquí la vida es más tranquila y, al final, las cosas se hacen”