Chris

Viene de un pueblo sin mar y por eso La Línea es «muy fácil para mí y por eso estoy enamorado de La Línea desde que llegué, porque tiene el mar». La primera vez que vino de vacaciones, recuerda como fue a descargar pescado muy temprano con el abuelo de su pareja, que era pescador. «Yo volví por esto, yo sabía que a la gente le gusta mucho el mar y le tiene mucho respeto».

Raluca

Quedó fascinada por la cantidad de gente de diferentes países, diferentes culturas. Como todos compartían sus costumbres en el trabajo. Sin embargo, le sorprendía que no hubiera nadie de La Línea trabajando en su empresa