Chris

Viene de un pueblo sin mar y por eso La Línea es «muy fácil para mí y por eso estoy enamorado de La Línea desde que llegué, porque tiene el mar». La primera vez que vino de vacaciones, recuerda como fue a descargar pescado muy temprano con el abuelo de su pareja, que era pescador. «Yo volví por esto, yo sabía que a la gente le gusta mucho el mar y le tiene mucho respeto».